La obligatoriedad de la pobreza

¿Poder? ¿Igualdad? ¡Libertad!