Una agenda digital poco clara y nada libre

Este artículo nació el fin de semana, entre domingueras lecturas de blogs y pleno espanto gripal y curiosamente –tal vez un guiño del destino haya en esto– lo publico hoy 9 de julio, Día de la Independencia Nacional…

Leí el discurso del presidente brasileño Luis Inácio Lula Da Silva en ocasión del Festival Internacional del Software Libre (1 de julio de 2009), y se me dio por compararlo, simplemente a ojo, con un discurso de nuestra presidente Cristina Fernández de Kirchner.

Mientras el brasileño habla de Software Libre y se enorgullece de que en Brasil la Libertad prevaleció sobre lo que Microsoft quería venderles, nuestra Presidente habla de cómo la empresa de Bill Gates “nos elige”… en un congreso de Microsoft, desde las mismas instalaciones de Microsoft… nave insignia de las empresas monopólicas y de las tecnologías privativas (que nos quitan libertades).

Si la pareja presidencial no quiere imitar al compañero Lula, tal vez le agrade más copiar el Plan de Migración de Software Libre del compañero Hugo. Quién sabe.

Los invito a leer ambos discursos, comparar… y luego si son argentinos evitar la amargura con una buena cucharada de dulce de leche, antes de que los Kirchner terminen de exterminar los tambos.

En concreto, por lo menos a mí no me queda claro cómo el Gobierno va a lograr una “Sociedad de la Información”, una sociedad más participativa, colaborativa, abierta, y darle énfasis a la industria nacional, apoyando tecnologías cerradas y software privativo (es decir, que te privan de las 4 libertades esenciales) favoreciendo la inteligencia extranjera, ¡y de la mano de empresas monopólicas!

No me queda claro cómo vamos a tener una sociedad del siglo XXI, una sociedad del conocimiento, cómo vamos a lograr la igualdad de oportunidades y suprimir la brecha digital, sin mejorar la infraestructura de comunicaciones, sin acceso universal a la Red de redes (si no gratuito, por lo menos muy barato), sin empresas que compitan ni funcionarios que controlen ni justicia donde quejarse, con empresas monopólicas que cobran fortunas por servicios que no prestan del todo bien (las telefónicas son las que más quejas y reclamos formales ocasionan), con monopolio en la salida nacional a Internet y con ganas de poner un impuestazo teKnológico en cualquier momento.

No me queda claro si tendremos un Canon Digital (supuestamente favorecedor de la creatividad artística) y encima un Impuestazo Teknológico (supuestamente favorecedor de la industria nacional), pero a mí no me gustan ninguno de los dos. ¿Entenderá Cristina (bueh… su esposo) cuál es el Espíritu de Internet?

No me queda claro un supuesto “proceso de modernización del Estado” en el que reina (sí, “reina”, porque la República es un chiste) un gatopardismo (cambiar para que nada cambie) que lo único a lo que se atreve es a sustituir hacer enroque de la ministros pero no ideas (que no llegan a planes, mucho menos a las imprescindibles Políticas de Estado) y en el que se sigue contratando software extranjero.

El Ministerio de Educación de la Nación firma en secreto con Microsoft, y la provincia de Buenos Aires no le va en saga. Seguramente hay más que esos dos ejemplos, pero es una muestra de lo torpes y corruptos que son.

Daniel Scioli (recontraalcahuete por no decir chupaculo número uno de Kirchner Gobernador de la Provincia de Buenos Aires y candidato testimonial a diputado nacional, electo, que seguramente no asumirá su nuevo cargo el 10 de diciembre) con Bill Gates (Microsoft). Una imagen vale más que mil palabras:

El encuentro no es secreto (o no se hubiera conseguido la foto). Lo que es secreto es el negocio.

El encuentro no es secreto (o no se hubiera conseguido la foto). Lo que es secreto es el negocio.

Tampoco me queda claro cómo impulsarán el desarrollo de las TI (tecnologías de la información), la industria nacional y la mano de obra e inteligencia de los argentinos sin apostar decididamente por el Software Libre (en la Administración Pública, la Educación y las Fuerzas Armadas) y por añadidura a la cultura libre en general (no olvidar las patentes que son verdaderos palos en la rueda del progreso, ni tampoco los derechos de autor que defienden otros bandidos y la maldita propiedad intelectual). No vaya a ser que en un futuro no muy lejano debamos pedirle permiso a una empresa extranjera para usar un software (ya tenemos que aceptar sus términos y condiciones sin olvidar que el Estado, es decir nosotros, pagamos fortunas) o que nos cancelen un servicio (como le pasó a Cuba o a Brasil), o que con un comando desde el Pentágono nos desarmen sin hacer un solo disparo; o hacer que nuestras armas nos ataquen a nosotros mismos, o nos den información falsa… Todo puede ser, ya que no conocemos el código fuente, es decir, “la partitura” de los programas. No sabemos cómo están hechos, qué tienen adentro. Y bailaremos al son de “la música” que ellos quieran.

No sólo como parte fundamental del desarrollo de la Sociedad de la Información o por Seguridad Nacional, sino también para ahorrarnos un vagón de guita un convoy ferroviario lleno de billetes debiéramos luchar por el uso de Software Libre en todos los niveles del Estado, y no estar trasladando al exterior recursos económicos que tanto nos hacen falta para erradicar el 30 % de pobreza o al menos terminar con la  indigencia del 15 % de los argentinos (¡que tienen problemas para comer! ¡en un país productor de alimentos!). En el siglo XXI, no se me ocurre qué otra cosa sería más parecida a la justicia social que pregona el partido en el poder que la adopción del Software Libre por parte del Estado. O será que no me imagino a Evita o a Perón usando Windows… ni mucho menos al inmortal Sarmiento.

La verdad es que no me queda claro nada…

Bueno, sí me queda claro una cosa: que la Presidente (que no “presidenta”) no tiene la más mínima idea de los beneficios del Software Libre. Si no, no se explica cómo alguien que se autoproclama peronista, progresista, defensora de las libertades, que se opone a la extranjerización, a los monopolios, que se llena la boca hablando de lo sustentable, lo inclusivo, la gratuidad, como así también de la Universidad Pública, y que debiera proteger la soberanía nacional y promover el bien común (el Software Libre lo es), termine haciendo todo lo contrario.

Esto tiene dos conclusiones: o es mentirosa (¡Te conocemos, Cristina!), o bien es tonta, como sugiere el hecho de proponer una Agenda Digital sin software libre, con Canon Digital y con un impuestazo a todo lo digital.

Alguien podría objetar que la culpa es de Kirchner quienes aconsejan a la Presidente. Puede ser que no la culpa, pero la responsabilidad sí es de quien está en el cargo. Tener un marido, funcionarios y asesores ineficaces (por no decir inútiles y corruptos) no la absuelve.

Si la independencia nacional es un proceso diario y no un día perdido hace dos siglos, entonces no nos estamos volviendo más independientes, más libres. Nos volvemos más esclavos. Al menos los esclavos de antaño se veían la bola de hierro en el pie y los grilletes en las manos y sabían que eran esclavos. Nosotros… ni siquiera nos damos cuenta.

Lectura complementaria:

Beatriz Busaniche, de Vía Libre, ha opinado sobre el llamado “documento base” de la Agenda Digital Argentina presentado por la Presidente de la Nación Argentina.

El software libre y los beneficios del conocimiento, por Ricardo Galli Granada.

¿De qué se trata la Libertad de Software?

A la gente se le vende una porquería y se la educa para que la use (entrevista a Roberto Di Cosmo)

Espacio de trabajo colaborativo (Secretaría de Gabinete y Gestión Pública, Argentina)

Anuncios

Un pensamiento en “Una agenda digital poco clara y nada libre

  1. Pingback: Balance 2009 y Expectativas 2010 « Inquietamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s