Ladridos que cansan

A los familiares y amigos que cuando llegan a mi FB y tal vez piensen: “Este plomo siempre con la política… ¡Cómo cansa!” les quiero decir que yo también estoy cansado. Asqueado, indignado, HARTO. Preferiría estar metido en la ciencia (o paraciencias), en la divulgación científica y en la tecnología, sobre todo informática (y libre), o en cualquier otra cosa antes que en política, pero NO vivimos en un país normal.

También el blog ha sufrido la falta de tiempo (no es un fin en sí mismo) en beneficio de Twitter, que ahora concentra mis esfuerzos en la carrera por abrir los ojos de más argentinos. Me pueden seguir con un clic aquí:

Pero soy Perro –en el Horóscopo Chino– y no me voy a cansar de ladrar que estamos gobernados por chorros, burros y enfermos. Y la jefa de la banda, verdadera asociación ilícita, fue quien gritó allá por abril: “VAMOS POR TODO”.

Admito que no nací optimista, pero razones para el pesimismo no me faltan. No me puedo quedar callado cuando estos delincuentes nos roban, nos insultan, se nos ríen en la cara y ahora pretenden también quitarnos nuestro derecho a la Libertad de Expresión, entre otros que ya no están respetando pero querrán borrar de nuestra Constitución Nacional. Más nos vale votar verdaderos opositores este año o los peores presagios se harán realidad, empezando por la reelección indefinida de CFK.

Esto ya es una dictadura con elecciones que, además, son fraudulentas. Y no me voy a quedar mirando mientras destruyen la República. No es sólo la economía, sino la Justicia, la Prensa y otros derechos individuales como los de Propiedad, Libertad de Prensa y Libertad de Expresión

Si la mafia que nos gobierna finalmente destruye al Grupo Clarín (el diario, TN, Radio Mitre y Cablevisión/Fibertel) como es posible y altamente probable, quién sabe si nos quedarán las trincheras de Internet para poder luchar contra este totalitarismo que avanza. De seguro, tampoco habrá más marchas y cacerolazos televisados. Los opositores, el puñado que va quedando, ya no se verán por ningún lado. El relato se habrá impuesto y no habrá más noticias que las que quiera ELLA. En verdad, no habrá más noticias sino PROPAGANDA.

Ahora, pueden creer que exagero, que estoy mal informado, que trabajo para Magnetto, todo lo que quieran… pero piensen por un momento en qué es lo peor que puede pasar si yo me equivoco (y otra mucha gente, que no estoy gritando solo); luego, mediten sobre qué ocurrirá si quienes están equivocados resultan ser ustedes… y además, se quedan sin hacer o decir nada.

Esa es la triste y alarmante situación a la que hemos llegado.

No vienen por Clarín.

¡¡¡ VIENEN POR VOS !!!

¿QUÉ PARTE DEL “VAMOS POR TODO” NO ENTENDISTE?

Anuncios

3 pensamientos en “Ladridos que cansan

  1. Hola, te “conozco” gracias a Al Filo de la Realidad.

    ¿No crees que, para personas que no confían en ningún político, debería existir el DERECHO a no votar? ¿O acaso suprimir el derecho de una persona a “elegir NO VOTAR por INDESCISIÓN”, es, por definición, -atentar- contra su propia “libertad de expresión”?

    Se que puede sonar medio “anarquista” esto, o incluso que me chupa un huevo la política y lo que pasa en el país (desde ya te aseguro lo contrario porque lo que le pasa al país, me pasa a mi). Pero es que… al ver a “todos estos” dando vueltas por la televisión me doy cuenta (hace bastante tiempo me di cuenta…) de que el pueblo, independientemente de a quien vote, esta votando meras -propagandas-.

    Es obvio que todos los postulantes prometen lo mismo y hasta pareciera que TODOS tienen un muerto en el ropero (cuando empiezo a “creer” en alguno, al otro día me doy cuenta que en su propio municipio las calles están hechas literalmente mierda y culturalmente por el piso..).

    Sinceramente es una lastima (lo digo desde el fondo del corazón..) y me da mucha pena realmente.. que no haya NI UNA persona honesta para ponerle mi voto de confianza.

    Vivo en el partido de La Matanza, Laferrere. Y parece que cada vez se hunde mas y mas (desde un punto de vista cultural que, considero, es el mas grave).
    Porque si, si !… claaaro… podemos poner cada vez mas y mas policías en la calle… (lo cual es nada mas y nada menos que cortar “las hojas de el árbol”, 1 por 1 a la vez. Cuando el sentido común me dice que “si ese árbol” esta molestando, esta haciendo daño, lo que hay que hacer es -arrancarlo definitivamente de raíz-.) ..pero esto es solo tratar de “contener”, NO así SOLUCIONAR, un problema que ya se esta saliendo de las manos.

    Podría continuar, pero te juro que me amargo jeje.
    Así que me despido y te mando un abrazo. (soy un oyente frecuente de AFR 😉 )

    Me gusta

    • Hola 🙂

      Efectivamente, creo que no debería haber obligación de votar. Es un derecho, y lo ejerzo cuando yo quiero. Pareciera una contradicción que un derecho sea obligatorio. Uno debería tener el derecho de no ir a votar. Algunos también abogan por el voto calificado, por cambiar el sistema presidencialista por uno parlamentario… No tengo opinión formada sobre eso. Pero si la gente no cambia su manera de pensar (o de NO pensar) es difícil que cambien los sistemas que, al fin y al cabo, se conforman y dirigen por personas.

      En cuanto a que todos son iguales y que no haya “NI UNA persona honesta” para darle el voto, si bien lo comparto como premisa general, si nos ponemos estrictos, debo decir que NO concuerdo. Yo veo personas honestas en todos los partidos (excepto en el kirchnerismo, que son una banda de delincuentes TODOS) y te voy a dar un ejemplo: Elisa Carrió. Y tengo más nombres. Es cierto que son pocos, pero al votar sólo necesitamos pocas opciones. Hay que tomarse el trabajo (que tampoco es taaan difícil, con los medios de comunicación que tenemos hoy en día) para conocer un poco más a los candidatos. Y si no vivís adentro de un termo, a esta altura del partido ya sabés quiénes son los honestos y quiénes los chorros.

      Obviamente, que estas pocas personas honestas que hay en distintos partidos sean honradas y tengan buenas intenciones, NO significa que sus ideas (económicas o de otros temas) sean las correctas. Por ejemplo, yo que soy liberal voy a votarla a Elisa Carrió para las PASO (9 de agosto). Lilita no es liberal (o no dice serlo) a pesar de que nuestra Constitución Nacional ES LIBERAL. Si ella es profesora, la conoce y es tan respetuosa de la misma, debiera ser liberal, ¿no? No será liberal pero es honesta. Nunca nos robó, nunca nos mintió ni nos engañó. Siempre fue coherente. Fue tercera en la lista para que pudieran entrar otros. Hizo denuncias públicas y en tribunales. Nos advirtió y nos defendió. Es inteligente, buena persona y valiente. No tiene miedo de decir la verdad y no se vendió aunque la gente la abandonará (cuando sacó el 1,8%). Creo que es la mejor opción. Sin embargo no hay políticos liberales en argentina (yo creo que no se asumen como tales, y que no lo son tanto, pero eso es otro tema). Un poco por ignorancia, otros por temor a que los llamen “neoliberales” (neologismo que ya denota la ignorancia de quienes lo emplean para denostar a cualquiera que no sea estatista) nadie dice ser liberal. Pero por ahora me conformaré con votar por personas honestas, o por las más honestas de entre las que pueda optar.

      Retomando, que sí hay personas honestas en política. Luego de las PASO, de entre Carrió, Macri y Sanz sólo quedará uno. Y a ese tendremos que apoyar, nos guste más o menos, para que no gane el kirchnerismo. No se trata de elegir lo que nos gusta, como en una heladería, sino de optar entre LO QUE HAY. Y lo que hay es helado de vainilla o de chocolate. Alguno de estos tres que te menciono, o Scioli, que nos llevará directo a Cubazuela.

      Para finalizar, aunque ya está entrando agua al barco, todavía estamos a tiempo de torcer el rumbo y llegar a puerto seguro. El problema que yo veo es que la capitana y media tripulación le siguen taladrando agujeros, mientras que otros tripulantes, con miedo, los dejan hacer. Los pasajeros, siguen con la música y no quieren ver lo que pasa. Y mucho tiempo no hay…

      Yo no tengo fe. Y por lo que te acabo de contar, no encuentro bases para ser optimista (al menos a corto plazo). No obstante, la esperanza es lo último que se pierde. 🙂 En política se suele mencionar al “cisne negro”, esto es, a las situaciones imprevistas. Un milagro, podría decirse. A veces ocurren… Esto no significa que nos quedemos de brazos cruzados sin hacer nada, sino que cuando hemos hecho nuestra parte y parece que no es suficiente, que todo está perdido, aparece el cisne negro o ese milagro, porque nunca tenemos el conocimiento CORRECTO de TODAS las variables, por más informados que estemos. De allí las sorpresas.

      Habiendo dicho esto, me voy a trabajar, no sin antes mandarte un abrazo y hacerte –a vos y a quienes nos leen– una sugerencia: si sabés rezar, no estaría de más ir empezando…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s