Apocalipsis: La Segunda Guerra Mundial

Si les interesan los temas históricos o La Segunda Guerra Mundial en particular les recomiendo que vean el documental “Apocalypse The Second World War” (es una serie francesa, pero está doblada al español; la pasaron completa en NatGeo el fin de semana pasado y probablemente la repitan). Son 6 episodios de una hora. Aquí les dejo la triste música de cierre, poco más de minuto y medio, compuesta por Kenji Kawai.

Si no les interesan esos temas, véanla igual. 🙂 Conviene saber a qué peligros nos exponemos cuando el Estado tiene más poder que los individuos.

Los argentinos, a pesar de haber sufrido el estatismo durante décadas –que nos llevaron a terrorismo, dictaduras, hiperinflaciones, presidentes que se van antes de tiempo, corrupción irrefrenable y un rastro de pobreza, indigencia y analfabetismo funcional a lo largo de varias generaciones– estamos todavía probando de la misma “medicina”. Eso es el kirchnerismo: estatismo y corrupción. Tengamos cuidado al votar, porque con un poco menos de corrupción (Scioli, Massa) TAMPOCO vamos a progresar.

Más Estado, es menos Individuo. Más poder concentrado en pocas manos –para ser más precisos, en un solo par: las de la “abogada exitosa” que se niega a mostrar el título– significan más libertades conculcadas a los ciudadanos.

La suma del poder público está terminantemente prohibida en la Constitución Nacional, de un modo muy serio y explícito:

Artículo 29. El Congreso no puede conceder al Ejecutivo nacional, ni las Legislaturas provinciales a los gobernadores de provincia, facultades extraordinarias, ni la suma del poder público, ni otorgarles sumisiones o supremacías por las que la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced de gobiernos o persona alguna. Actos de esta naturaleza llevan consigo una nulidad insanable, y sujetarán a los que los formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y pena de los infames traidores a la Patria.

Porque cuando el poder, en lugar de repartirse equilibradamente (en los tres poderes, más la prensa) se concentra en una sola persona, la mano demagoga que da limosnas y se enfurece con los malos resultados de su gestión y las consecuencias de su soberbio obrar autoritario, se va cerrando hasta convertirse en un puño…

Y así, con más estatismo, no hay progreso… Ni PAZ.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s