Carlos Del Frade: Quién es Lorenzetti

Como si el aberrante fallo sobre la Ley de Medios y la confirmación del pacto con el Gobierno fuera poco, acá un periodista te cuenta de primera mano quién es este “señor” integrante la maldita “corte de lujo”. ¡Vean!

Fernando Iglesias sobre la Ley de Medios

El excelente discurso del diputado nacional (por Buenos Aires, de la Coalición Cívica) Fernando Iglesias argumentando su voto en contra de la Ley de Medios, y una descripción de la realidad política e institucional del país (que sigue vigente, y empeorando). Juzguen ustedes:

¡Pero no hubo pacto, eh!

Adecuaremos lo adecuado

¡Homogeneizame ESTA, Lorenzetti!

Heil Lorenzetti

Por suerte no somos Venez…

Cambiemos, por favor

La Maldita Corte de lujo y la Ley de Medios

“El hombre del siglo XIX fue preparado en el siglo XVIII, y el que hoy domina fue preparado en el siglo XIX. Es decir, el buen liberal demócrata fue forjado en un siglo sin libertad ni democracia, y un siglo que gozó de ambas cosas ha producido un hombre antiliberal y antidemócrata.” José Ortega y Gasset: Obras Competas, t. II, p. 722.

Todavía no salgo de mi asombro respecto al fallo de la Corte Suprema de Justicia sobre la Ley de Medios. Pero gracias a lo que cuenta la Dip. (Ciudad de Bs.As., UNEN) Elisa Carrió (ver A Dos Voces, 30-10-2013) ahora me explico por qué la Corte falló de esta manera increíble, infame; por qué lo difundieron dos días después de la derrota electoral dándole un salvavidas al Gobierno, como bien dijo Nelson Castro en El Juego Limpio (31-10-2013). La única explicación a todo esto es que, efectivamente, la Corte (Lorenzetti y los otros 5, excepto Fayt) pactaron con el Gobierno, es decir, con Cristina/Zannini/Verbitsky. Acá hay una prueba gráfica:

Verbitsky y Lorenzetti, pactando a nuestras espaldas. Más claro echale agua.

Lo que no me explico es cómo el Grupo Clarín se defiende tan mal (legal y periodísticamente), cómo es que los periodistas (a favor y en contra de la ley o el fallo) opinan tan burdamente y cómo los opositores (exceptuando a Carrió) se quedan tan callados y tranquilos (más allá de un escrito presentado por diputados del Pro ante la Corte, referido a la AFSCA).

Uno de los periodistas más conocidos del país (en parte por la persecución a la que lo sometió el Gobierno, corriéndolo de RADIO 10) es Marcelo Longobardi (ahora en Radio Mitre), de quien tengo una buena opinión. Pues sobre este tema lo escuché hablar más de una vez, en distintos días, y basar sus comentarios sobre el “espectro” (radioeléctrico). Pareciera que no sabe (y nadie le da un codazo y lo aviva) que el espectro (las ondas de radio y televisión, entre otras, que van por el aire) es limitado, pero las emisiones que van por CABLE, NO; y no tienen por qué ser limitadas por ley. Cada empresa puede tender los cables que quiera sin interferir con las restantes. Hay lugar para todos. Es como en Internet. Si a todos los que me están leyendo en este momento se les ocurre crear su propio blog o su propio canal de video, eso no conlleva la desaparición o disminución de mi espacio ni el de nadie. Todos podemos escribir o hablar a la vez porque hay espacio infinito para todos, como con los DIARIOS y la TV por CABLE; NO hay necesidad de quitar unas voces para que se puedan escuchar otras. Es un grave error que también está en el fallo y una falacia que agitan los talibanes de la supuesta pluralidad.

La Corte –a partir de ahora, la segunda escribanía del PEN– tampoco puede desconocer que el Poder Ejecutivo (es decir Cristina Fernández viuda de Kirchner) NO RESPETA SUS FALLOS. Por ejemplo: sobre reponer al Procurador Sosa de Santa Cruz; sobre pagar el 82 % a los jubilados; sobre pagar los juicios que los jubilados han ganado; sobre otorgar publicidad oficial al diario Perfil; etc. Es decir, es un fallo que es un dibujo, una forma de aplicarle la ley a los medios (o como he mencionado en estos pocos ejemplos, a cualquier otro) pero permitirle al Gobierno hacer lo que le dé la gana, es decir, violar la ley y la Constitución.

No es para eso que existe la Corte. Mas bien para lo contrario: para hacer respetar la Constitución y defender a los ciudadanos del Gobierno. Tiene otras funciones, pero ESA es la esencial.

El fallo se acata, dicen muchos periodistas, pero parece que sólo deben hacerlo en el sector privado; en el sector público, las autoridades de Gobierno parecen no estar obligadas. Ellas pueden hacer lo que quieran, sin castigo. ¿En dónde quedó el principio de igualdad ante la ley?

Por otra parte, debido a la reforma constitucional de 1994, me temo que la Corte ya no sea la autoridad máxima que interprete nuestra maltrecha (desde entonces) constitución. Seguramente habrá otras cortes que deberán resolver si estamos respetando los PACTOS INTERNACIONALES que tienen jerarquía constitucional, como bien decía la Dip. Laura Alonso (Ciudad de Bs.As., Pro) en El Juego Limpio del jueves pasado. Y por lo que dijo, al menos parte de la ley (la parte que establece a la AFSCA, la autoridad de aplicación) es INCONSTITUCIONAL.

Lorenzetti es Kerner

Pero dejando de lado otros aspectos que mencionaban en el programa citado la ex Dip. Silvana Giudici (Ciudad de Bs.As., UCR) y la actual Dip. Patricia Bullrich (Ciudad de Bs.As., Unión por Todos) –que recomiendo ver y convencerse de que en este país las únicas que ponen los huevos sobre la mesa son siempre las MUJERES (1)– quiero llamar la atención del lector sobre algo que es tan evidente que me lleva a concluir que:

a) los jueces que fallaron que la Ley de Medios es constitucional están prevaricando;

b) que los periodistas ignoran la Constitución;

c) que los políticos (opositores o no) ignoran la Constitución o, como dijo Carrió, no se quieren meter por tener intereses con el Gobierno, con la Corte, o por MIEDO.

En primer lugar, la Ley de Medios es INCONSTITUCIONAL desde un principio, por cómo fue el proceso de su generación. En segundo lugar, una vez hecha la trampa, digo la ley, y llegada a la escribanía, digo la Corte, no hacía falta mucho tiempo ni mucho papel para justificarlo, sólo tres renglones. ¿No me cree? Vaya el lector a su biblioteca, busque su Constitución y LEA. Si no tiene una a mano, le transcribo:

Art. 32.- El Congreso federal no dictará leyes que restrinjan la libertad de imprenta o establezcan sobre ella la jurisdicción federal.

Si no entendió, tómese su tiempo y la libertad de volver a leerlo cuantas veces le sea necesario. Tenga en cuenta que “imprenta” significa cualquier medio de información, no sólo los impresos, porque lo que se tutela no es el medio (la imprenta) sino el fin (la libertad de expresión y de prensa).

Por si lo anterior no fuera ya suficiente, el segundo argumento que debió esgrimir la Corte para dictar la INCONSTITUCIONALIDAD de la Ley de Medios es el artículo 17, que dice que la propiedad privada (de los edificios y de las licencias) es sagrada, vea usted:

Art. 17.- La propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley. (…)

La única forma es con un procedimiento legal (llamado “expropiación”) que no lo vamos a tratar ahora. Nota: ¿Recuerda lo que hizo el Gobierno con YPF? Bueno, eso NO fue una expropiación sino una CONFISCACIÓN, y está expresamente prohibida (en el mismo artículo 17. Ver además lo resaltado con negrita en el artículo 14, a continuación).

Y por si no bastara, hay un tercer argumento que debió usar la Corte para dictar la INCONSTITUCIONALIDAD en cinco minutos. El artículo 14:

Art. 14.- Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; a saber: de trabajar y ejercer toda industria lícita; de navegar y comerciar; de peticionar a las autoridades; de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino; de publicar sus ideas por la prensa sin censura previa; de usar y disponer de su propiedad; de asociarse con fines útiles; de profesar libremente su culto; de enseñar y aprender.

La Ley de Medios está llena de prohibiciones y reglamentaciones sobre los contenidos; qué puede emitirse y qué no; qué porcentajes, a cuánta gente se puede uno dirigir; horarios; regulaciones sobre las emisiones en cadena, etc. NADA tiene que decir o regular el Gobierno sobre los contenidos. NADA. Hacerlo es censurar previamente los contenidos y eso es INCONSTITUCIONAL.

Entre el Gobierno y sus militantes en el Congreso, sin olvidar a los payasos de la oposición que ayudaron a votar este esperpento, nos están robando lo poco que queda de República. Buscarán hacer que aparezcan muchas voces, todas iguales, y hacer desaparecer todas las voces críticas, como lo han venido haciendo al menos desde 2008, luego de la guerra contra el Campo. Dense cuenta: hoy el 80% de los medios informativos del país están en manos –directa o indirectamente– del gobierno.

La Corte “de lujo” decían todos, es la que acaba de acuchillar la libertad de prensa y la libertad de expresión. Seis puñaladas del máximo tribunal que no quiso ver lo que he explicado (que deberían saberlo de memoria) ni tampoco cómo fue aplicada la ley con total discrecionalidad, con excepciones para los amigos del Gobierno y con penalidades para los que no divulgaran el relato único. La corte de lujo vendió la Constitución a Cristina por unas monedas.

Los opositores –salvo honrosas excepciones– siguen preocupados por cómo se van a acomodar en el 2015. El periodismo, entre kómplice e ingenuo, lo ve pasar sólo como una batalla entre el Gobierno y un grupo mediático.

¿Y las ovejas? Bien, gracias, ya votaron.

Referencias:

(1) Mujeres que las tienen bien puestas: Elisa Carrió (¿no hace más datos, no?), las tres diputadas que he mencionado antes (Laura Alonso, Patricia Bullrich, Silvana Giudici); Laura Muñoz (la mujer que denunció a Boudou) y Paula de Conto (la mujer que denunció a Moreno). Agreguen si quieren a la Dip. Graciela Camaño que le pegó “el cortito” al imbécil del Dip. kirchnerista Kunkel, el mismo que dijo: “Pacta sunt servanda” (los pactos se cumplen) en relación al pacto entre los seis jueces y Cristina. ¿Han visto a hombres hacer las denuncias que han hecho estas respetables señoras y exponerse en tribunales y ante las cámaras como lo han hecho ELLAS?

Los interesados en este tema, pueden acceder a otros artículos relacionados haciendo clic en la etiqueta “Ley de Medios Audiovisuales”.

Este fallo de la Corte es un crimen

Pacto contra la Libertad