¿Qué hacés con tu tiempo? (Y fin de este blog)

Acá en Argentina podríamos decir: ¿Qué carajo estoy haciendo acá? En España Emilcar se pregunta: ¿Qué haces con tu tiempo?

Como le escuché decir a un maestro: “La dispersión es el demonio”. ¡Qué gran verdad!

No solamente se puede perder tiempo en el trabajo sino también fuera del mismo, en nuestro tiempo libre… ¿Puede perderse tiempo del tiempo libre? ¡Claro que sí! El tiempo libre no tiene por qué ser sólo rascarse y ver los minutos pasar…

Entonces les dejo aquí un pequeño episodio (12 min) de Emilcar Daily (un podcast cortito sobre tecnología) donde hace interesantes reflexiones acerca del buen uso del tiempo. Usen mucha tecnología o no, SEGURO le sacarán provecho. Escuchen desde iVoox (también lo pueden encontrar en iTunes):

 

PD: Lamentablemente, Emilcar, a pesar de que me gusta tu podcast, siguiendo tu consejo me voy a desuscribir (no sólo de tu podcast) para tratar de salir de ese pozo, de ese embudo que a uno lo atrae hacia tantos temas y distracciones que lo sacan de lo que realmente debería estar haciendo (sea o no trabajo). ¡Buena suerte y hasta nunca (espero)!🙂

PD (2): Y ya que estoy, voy a clausurar también este blog de una vez. Cumplió su función de docencia y divulgación, de terapia… y también de aprendizaje para mí (mantener un blog no es tan fácil como lo pintan: lleva esfuerzo y tiempo…). Hoy puedo dedicarle menos esfuerzo y optimizar el tiempo utilizando las redes sociales desde una tableta o teléfono. Así que los que quieran seguirme (mucha política, poca tecnología, algo de humor y alguna que otra cosa interesante), háganlo en Twitter (casi que no veo Facebook), aquí:

Parapsicólogos más locos que los pacientes

Hace muchos años, cuando hacía mis primeras indagaciones en este terreno y contemplaba con mirada de adolescente azorado que lo que creía un tema restringido sólo a la especulación metafísica o a l…

Origen: Parapsicólogos más locos que los pacientes. « AL FILO DE LA REALIDAD .com.ar

Feliz “Día del Trabajador” (esclavo)

Los números de 2015 y planes para 2016

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 26.000 veces en 2015. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 10 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

No me enorgullezco de que tanta gente haya pasado por el blog, sino de haber contribuido en cada una de las entradas –desde largos artículos hasta los pequeños tuits– con buena información que seguro les ha sido y les será de utilidad. Traté de brindarles no las “noticias sueltas” que al rato se olvidan (y no merece la pena recordar) sino “información”, algo que les pueda servir para mucho tiempo después de ver/escuchar/leerla.

Considero que no hay tiempo perdido en este blog. Ni para mí, que hice el trabajo, ni para ustedes. Compartí también videos y podcasts (que aparecen sólo en las columnas a los costados y se actualizan más o menos automáticamente) y siempre pueden buscar sus temas favoritos en las categorías o las etiquetas. Los más ansiosos tuvieron más información a través de Twitter donde fue más variada: hubo un poco de Linux, tecnología, humor…

Humor pero tratando de hacer docencia. Si lo logré o no, ya depende de ustedes. Pero estoy satisfecho con mi parte. Muchas veces no publiqué de mi autoría –como solía hacer en un principio– sino que reuní lo mejor de lo que fui viendo. ¿Para qué reescribir algo que ya fue dicho? ¿Reinventar la rueda? No. Además, hubiese sido una pérdida de mi tiempo y una especie de fraude para con ustedes. Siempre que pude acompañé la fuente, para que ustedes mismos pudieran ver el original, conocer el autor y si gustasen, poder ampliar sus conocimientos.

Este blog nació con inclinación científica y paranormal, que es lo que más me inquieta. Desgraciadamente, me vi obligado a dedicar mucho tiempo y esfuerzo al mundo de la política y la economía, por el rumbo que estaba tomando el país, principalmente desde la guerra contra el campo de 2008. La etapa kirchnerista fue estresante y agotadora. Casi monotemática. Pero aprendí mucho.🙂 Muchos de ustedes seguro aprendieron conmigo.

Afortunadamente, la chavización de la Argentina es un peligro del pasado, gracias a todos los que hicieron su esfuerzo (además de ir un día a  votar). Pegó en el palo. El camino ahora no será fácil, pero creo que lo peor ya pasó.

Así que probablemente vean por aquí una proporción mayor de entradas relacionadas con cualquier cosa (pero siempre interesantes) y menos de las relacionadas con la política. ¡Espero!

¡Que tengamos un buen 2016!

Quique.