¿Nos gusta que nos mientan?

Enfermedad fascista