Guillermo Jaim Etcheverry en “Conversatorio”, de Pablo Rossi – 07/06/16

Anuncios

Adoctrinamiento escolar

Los narcos avanzan, el Gobierno se desentiende

Los narcos avanzan, el Gobierno se desentiende. Editorial en La Nación.

Miedo a ser libres

El sistema escolar visto por un chico de 17 años. Si un chico de su edad puede ver las cosas con tanta claridad, y puede ser tan conciente de las injusticias de un sistema escolar que se basa en la producción de mano de obra, de máquinas consumistas, en la creación de robots que no se cuestionen ni un momento la autoridad… ¿por qué muchos adultos no se dan cuenta de ello?
Al ver el vídeo y emocionarme, no pude resistirme a subtitularlo y compartirlo. No os lo perdáis, pues no tiene desperdicio. Para los que siguen dormidos, espero que sirva como “píldora roja” y os ayude a despertar. Para los que ya lo están, que un chaval tan joven vea las cosas tan claras y se exprese con tanta conciencia es sin duda un mensaje de esperanza. Este video lo vi primero en el blog de Miguel Jara (que te recomiendo visitar) bajo el título de “Miedo a ser libres”.

La crisis económica y GNU/Linux

¿Ya se te ocurrió ahorrar usando GNU/Linux?

¿Ya se te ocurrió ahorrar usando GNU/Linux?

Estuve un buen rato leyendo este artículo de Gustavo Papasergio: “Web 2.0, crisis y software libre, la opción menos pensada” y los demás que aparecen enlazados. Te los recomiendo, sobre todo si sos responsable de tecnología de alguna empresa o institución educativa. Te ahorrarás un vagón de guita (argentinismo por “mucho dinero”) y también muchos problemas que vienen con el software privativo (Windows).

Después me puse a pensar más detenidamente en una idea que hace rato recorre el ambiente linuxero, como es el que tal vez esta crisis económica mundial tenga un efecto positivo en el mundo del software de código fuente abierto, especialmente en GNU/Linux.

Se supone que si las empresas y gobiernos tienen menos dinero para comprar nuevos equipos informáticos y pagar licencias de software, no les debería llevar mucho tiempo analizar seriamente y decidirse por utilizar software libre, o al menos de código fuente abierto, que no son lo mismo, pero comparten en la mayoría de los casos el atributo que por la crisis económica más nos interesa a todos: la gratuidad.

Usando una distribución de GNU/Linux, gobiernos y empresas (no solamente pequeñas y medianas) se ahorrarían mucho dinero en licencias (MS Windows, MS Office y otras aplicaciones). Podrían usar una distro ya establecida, como hizo Wikipedia o la Policía francesa con Ubuntu, o adaptar una. De todos modos, hay muchas de donde elegir, y otros beneficios adicionales más allá del ahorro monetario inmediato.

Si tienen el dinero, podrían usarlo para cambiar los viejos monitores CRT (grandes) por los modernos LCD (delgados) que consumen mucho menos energía (propia, y por refrigeración del ambiente) y mejoran la estética de cualquier lugar.

Si ya se tiene monitores LCD, podría dedicarse un dinero a la capacitación de los empleados en el uso de software libre (o de código fuente abierto). No es ningún misterio aprender a usar Writer y Calc (OpenOffice.org) en lugar de Word y Excel (Microsoft Office). Es muy sencillo (curso gratis), sin mencionar que el usuario común utiliza no más del 10% de un paquete ofimático (no pude encontrar la fuente del estudio). Y no olvidemos que podemos usar Abiword y Gnumeric si tenemos máquinas realmente viejas. Incluso está Google Docs. Así que realmente hay muchas opciones de donde elegir, de acuerdo a nuestras necesidades y al hardware disponible.

Las viejas computadoras funcionan mucho mejor con GNU/Linux (hay distros de hasta 10 MB y ni siquiera se necesita un disco duro). Y se las puede optimizar para que anden todavía más rápido (y con menos problemas) que con Windows XP.

En GNU/Linux no se necesita defragmentar cada tanto, ni tener funcionando un antivirus, ni antispyware, que comen recursos de la máquina y la enlentecen. Podés tener un Windows trucho (ilegal) pero cada tanto tendrás que pagar por la desinfección…

No tendrás que pagar por actualizaciones o esperar al segundo martes de cada mes para estar seguro, o a un “service pack” para corregir algo. En GNU/Linux, las actualizaciones del sistema operativo y todo el software que hayas instalado se descargan e instalan con un par de clics, todas juntas, cada vez que haya una novedad. Esto sí que es piloto automático. “Time is money” (El tiempo es oro).

Otra forma de ahorrar dinero sería usar GMail y las restantes aplicaciones gratuitas de Google para la empresa, centros docentes y organizaciones.

Si sos usuario hogareño, ¿por qué pagar una licencia de Windows (lo hacemos cuando compramos una computadora que ya lo trae instalado) cuando podemos instalar GNU/Linux gratis y usar ese dinero en mejorar el hardware o salir con la familia?

Otro ahorro importante vendrá del hecho de que no hará falta pagar mantenimiento o reparaciones por causa de los virus. En GNU/Linux no hay virus. Tampoco hay riesgo de que alguien borre accidentalmente el trabajo de otro empleado o los mp3 de otro miembro de la familia. Cada persona tiene su propio usuario y contraseña, y todos pueden usar una misma computadora, a la vez.

También podría haber ahorro de energía si utilizamos máquinas viejas (GNU/Linux lo hace posible) ya que procesadores, discos y tarjetas de video consumen menos (excepto los monitores). Por lo que estuve investigando, el consumo de una computadora depende de muchos factores y es difícil de calcular. Más sobre eso en unos días. ¿Alguna empresa que fabrique un medidor para poner entre el enchufe y la PC?

Una propuesta increíble es la de la empresa Integra con su Solución NComputing que permite ahorrar en hardware, energía, software, mantenimiento… Se ve genial para la Administración pública, las escuelas, PYMEs (Pequeñas y Medianas Empresas) y cibercafés.

Así que instalar una distribución de GNU/Linux es gratis, muy fácil de mantener y muy fácil de usar. Al ahorro en licencias de software le podés sumar el ahorro en hardware y en la cuenta de energía eléctrica.

Y cuando no te queda otra sino ahorrar lo más que se pueda, los prejuicios para con GNU/Linux dan paso al asesoramiento, a la investigación en la web, a las pruebas con un CD Vivo, y a la instalación definitiva.

Como empleado, una vez que está instalada aprendés a usarla. Porque la alternativa es que el jefe pague licencias en lugar de salarios. Llevale este artículo a tu jefe (y un CD de Ubuntu) y tendrás más posibilidades de conservar el trabajo. Quizá hasta te ganes un bono. 🙂

Cuando quien toma las decisiones vea el ahorro que se puede hacer usando una distribución de GNU/Linux, los empleados tendrán que perderle el miedo acostumbrarse al cambio, que es mínimo, aunque genere cierta resistencia en algunas personas. Nada que no se pueda charlar puertas adentro como forma de contrarrestar la crisis.

Una vez capacitados (o “auto-capacitados”) los empleados, éstos verán que GNU/Linux es fácil de usar, más rápido y menos molesto que Windows, no tienen que preocuparse por los virus, y entonces el próximo paso lógico será instalar la distribución de GNU/Linux que usa en el trabajo en las computadoras de su casa. (Tip para el Jefe de Tecnología: regale a sus empleados un CD con la distribución elegida en la oficina, una pequeña charla introductoria y los empleados podrán continuar y afianzar la capacitación en sus casas).

Debido a la crisis económica y a los ahorros que nos veremos obligados a realizar, GNU/linux no vendría a copar el mercado desde abajo, desde el hogar, sino desde arriba, desde la empresa hacia los hogares. Algunos jefes podrían optar (por desconocimiento) por pagarle a Bill Gates y despedir trabajadores, quién sabe.

Según dicen, la crisis estará cerca un par de años. Es hora de empezar a cambiar de mentalidad, y también, a ahorrar lo más que se pueda.