Guillermo Jaim Etcheverry en “Conversatorio”, de Pablo Rossi – 07/06/16

Anuncios

¿A quién le importa aprender?

Padres y maestros deberían renovar su alianza para emprender la reconstrucción del interés de sus hijos y sus alumnos por el conocimiento y así emprender la tarea de hacerse humanos. Si esto no se logra, si a las escuelas no asisten alumnos sino clientes o espectadores en busca de entretenimiento, los planes de estudio, las aulas, las computadoras, los libros, carecerán de toda significación. Los niños y los jóvenes dejarán las escuelas habiendo desaprovechado la oportunidad única que les brinda la educación para descubrir y desarrollar sus capacidades. Además, la sociedad en la que vivirán, integrada por ignorantes, jamás llegará a ser la tan declamada pero aún tan lejana “sociedad del conocimiento”.

Leé el artículo completo: ¿A quién le importa aprender? por Guillermo Jaim Etcheverry, en LA NACIÓN.

Se debe evitar que los chicos tomen el poder

Bebé al volante. Con esas ideas estamos criando a los niños.

Bebé al volante. Con esas ideas estamos criando a los niños.

-En otras palabras, “ahora está prohibido prohibir”.

–No solamente eso, sino la promoción del placer sin límites, el individualismo o la potencia infantil. Yo no les digo a las madres qué es lo que tienen que hacer. Les digo: “Este es el objetivo”. Imagínese que una madre se encuentra al volante de un vehículo. Su hijo es el pasajero a quien tiene que llevar a buen destino. Antes, había carteles indicadores. Había luces verdes y rojas, agentes para regular la circulación. E incluso habían puesto al lado de ella una suerte de copiloto, que era el padre de su hijo. Pero hace medio siglo le hicieron creer a esa madre que lo que vale la pena es el viaje, y no el destino. Amordazaron al copiloto y le sacaron los mapas. (Aldo Naouri) Ir a la entrevista completa.


SÍNTESIS (2ª parte)

En la primera nota nos ocupamos de señalar los aspectos positivos con que debe contar un padre para funcionar saludablemente. En esta segunda parte habremos de destacar los negativos.

Cuando considerábamos que nuestra sociedad era predominantemente COMPLACIENTE, en detalle era que mostraba los siguientes rasgos de conducta:

SOBREPROTECTORA, MELOSA, IMPIDE EL DESARROLLO DE OTROS.

SE COMPORTAN COMO PADRES NUTRITIVOS NEGATIVOS.

En el reverso de esta falsa moneda, su actuación se destaca por ser:

AGRESORES, AUTORITARIOS, PREJUICIOSOS Y DESVALORIZANTES.
A ESTOS SE LOS PUEDE LLAMAR PADRES CRÍTICOS NEGATIVOS.

La pregunta que debemos hacernos es: ¿si programamos a nuestros hijos con estos ejemplos, cómo pretendemos que nos respeten, o que no se metan en dificultades o que sepan cuáles son los límites?

  • ¿Por qué cree usted que las estadísticas de accidentes de tránsito crecen día a día?
  • ¿Por qué estamos siendo uno de los países en donde más se consumen drogas?
  • ¿Por qué agreden, lastiman y hasta matan a los jóvenes en las Discos?
  • ¿Por qué “LA POLICÍA” (guardianes del orden) permiten ser sobornados (coima) a cambio de hacer la vista gorda a una contravención?
  • ¿Por qué los dueños de la noche impusieron a su antojo la hora de entrada de los jóvenes a los boliches?
  • ¿Por qué los trabajadores que reclaman una mejora terminan la mayoría de las veces organizando tumultuosas manifestaciones piqueteras y cortan deliberadamente calles y rutas esperando ser escuchados?

En realidad sería interminable continuar con los “por qué”; demos entonces la respuesta que provoca todo lo señalado. Esto se debe única y exclusivamente a la:

FALTA DE CONTROL

Esta carencia impide ensayar la aplicación de límites adecuados que protejan desde adentro y desde fuera, de los riesgos que a diario ponen en jaque nuestra sociedad.

Ahora bien, si todas estas anomalías, las vemos y las sufrimos nosotros los adultos, ¿Dónde cree que están nuestros hijos? Ellos también tienen ojos y oídos; sin madurez y sin modelo, ¿hacia dónde orientarán su rumbo? Las crónicas actuales responden a esta pregunta.

Ante este panorama abrumador la reacción más común es la de tratar de hallar “un chivo expiatorio”, en este caso a los jóvenes protagonistas de estos episodios, sin atinar a buscar una solución a este verdadero flagelo.

Desde este modesto espacio creemos firmemente que lo más sensato sería:

EMPEZAR POR CASA

EL ANALISTA.

Nota: Agradeciendo a “El Analista” su participación en mi blog, y sin perjuicio de que algunos de sus artículos sigan apareciendo referenciados aquí, los invito a seguir reflexionando y visitar su flamante blog: http://noaptoparahibridos.blogspot.com/

SÍNTESIS (1ª parte)

La razón del título de esta nota, se fundamenta en el hecho de que cada vez que resurge la crónica en los medios, la opinión pública “aparentemente” se conmueve y la “noticia” recorre los noticieros y ningún programa radial se priva de comentar.

El tema del día a saber es la violencia de los adolescentes. Por supuesto no vamos a incurrir en el mismo error y dejaremos de lado expresiones de asombro frente a las imágenes expuestas, de jóvenes alumnos agrediendo a sus maestros. En lugar de preguntarnos por qué lo hacen, hoy y desde aquí daremos respuestas.

A nuestro criterio UD. debe saber lo siguiente:

EL TEMPERAMENTO SE HEREDA

EL CARÁCTER SE FORMA

Este último es el modo peculiar de cada persona por sus cualidades morales, por las cuales se diferencia de otras.

Esas cualidades morales son las que todo padre debe trasmitir a sus hijos y el modo de hacerlo es a través de su ejemplo.

UN NIÑO NO APRENDE LO QUE SUS PADRES DICEN, SINO QUE SÓLO APRENDE LO QUE SUS PADRES HACEN.

Esto es debido a las conductas reiteradas de sus padres o sustitutos internalizadas en los primeros años en forma de verdaderas órdenes internas, con base en que inconcientemente el niño vive al comienzo para no perder la protección y aceptación de esos padres.

De esta manera, si se me permite la comparación:

LOS PADRES PROGRAMAMOS LA CONDUCTA DE NUESTROS HIJOS.

Esto es tan cierto como demostrable.

La sabiduría popular lo expresa en el famoso dicho “HAZ LO QUE YO DIGO, NO LO QUE YO HAGO”. Si en lugar de repetir como loros esta última cita, fuera tomada en cuenta como punto de partida, no estaríamos rasgándonos las vestiduras para seguir jugando a estúpidos.

Asumir la responsabilidad en la crianza de los hijos es todo un desafío que debemos asumir. Tenemos que saber que en tanto nuestros hijos dependan de nosotros, el sistema democrático no es el que deberá aplicarse en la familia.

En un hogar bien constituido EL PODER lo tienen los padres, porque son ellos los que determinan las reglas de juego. De este modo se establece claramente quién es el CACIQUE y quiénes son los INDIOS.

Para que esta orden se constituya favorablemente, la función del Padre deberá poseer las siguientes cualidades funcionales:

  • En su carácter de CONDUCTOR será: FIRME, SERIO, JUSTO, CORRECTO Y ORDENADOR.
  • En su rol de PROTECTOR habrá de ser: AFECTUOSO, NUTRITIVO, CÁLIDO, PERMITIR VIVIR Y DISFRUTAR.
  • La otra cara de la misma moneda es la que muestra nuestra sociedad eminentemente COMPLACIENTE.

La falta de una verdadera educación que de lo único que se ocupa es de tratar de pasarla lo mejor posible, apelando para ello sacarse de encima todo lo que tenga que ver con responsabilidad y compromiso reduce cada vez más la función de los padres a ser simples reproductores biológicos. Es así como nuestros hijos quedan a la deriva, los únicos mensajes que reciben se resumen en:

ARRÉGLENSE COMO PUEDAN”

NO CUENTEN CON NOSOTROS”

En otras palabras: “HAGAN LO QUE QUIERAN” y así nos va.

EL ANALISTA

11/07/08

el.analista1@yahoo.com.ar