¿Qué hacés con tu tiempo? (Y fin de este blog)

Acá en Argentina podríamos decir: ¿Qué carajo estoy haciendo acá? En España Emilcar se pregunta: ¿Qué haces con tu tiempo?

Como le escuché decir a un maestro: “La dispersión es el demonio”. ¡Qué gran verdad!

No solamente se puede perder tiempo en el trabajo sino también fuera del mismo, en nuestro tiempo libre… ¿Puede perderse tiempo del tiempo libre? ¡Claro que sí! El tiempo libre no tiene por qué ser sólo rascarse y ver los minutos pasar…

Entonces les dejo aquí un pequeño episodio (12 min) de Emilcar Daily (un podcast cortito sobre tecnología) donde hace interesantes reflexiones acerca del buen uso del tiempo. Usen mucha tecnología o no, SEGURO le sacarán provecho. Escuchen desde iVoox (también lo pueden encontrar en iTunes):

 

PD: Lamentablemente, Emilcar, a pesar de que me gusta tu podcast, siguiendo tu consejo me voy a desuscribir (no sólo de tu podcast) para tratar de salir de ese pozo, de ese embudo que a uno lo atrae hacia tantos temas y distracciones que lo sacan de lo que realmente debería estar haciendo (sea o no trabajo). ¡Buena suerte y hasta nunca (espero)! 🙂

PD (2): Y ya que estoy, voy a clausurar también este blog de una vez. Cumplió su función de docencia y divulgación, de terapia… y también de aprendizaje para mí (mantener un blog no es tan fácil como lo pintan: lleva esfuerzo y tiempo…). Hoy puedo dedicarle menos esfuerzo y optimizar el tiempo utilizando las redes sociales desde una tableta o teléfono. Así que los que quieran seguirme (mucha política, poca tecnología, algo de humor y alguna que otra cosa interesante), háganlo en Twitter (casi que no veo Facebook), aquí:

¡IUPI! ¡Portal de podcasts argentinos!

¡Sííííííí! Qué bueno, me acabo de enterar de una “Guía de podcasts de Argentina”. Se llama: “Argentina Podcastera” y la pueden encontrar en: www.argentinapodcastera.com.ar. ¡Corran la voz!

Entrevista al creador del audioKiosco ivoox

Dimensión Límite entrevista a Juan Ignacio Solera, creador del popular audio-kiosco IVOOX. Nos cuenta cómo surgió la idea de crear este famoso portal de podcasts…

Recomendado para todos aquellos que llevan la radio (y el podcasting) en el corazón, en especial, a los productores de audio en sus variadas formas (audiolibros, conferencias, discursos, debates, podcasts…).

La entrevista dura media hora y podés escucharla o descargarla desde ivoox (el audio de la entrevista fue recortado del original por “Podcast El Oro de los Dioses – Leonidas“). Si te gusta, no olvides recomendarlo (clic en el corazoncito).

Gracias a Dimensión Límite por la entrevista y a Juan Ignacio por llevar adelante su idea, que me beneficia siendo tanto podescucha como podcaster. 🙂

¿Vamos hacia la Calidad de información?

Estaba leyendo un Buzz de Valente Espinosa –por si no lo sabías, Buzz es algo así como el Twitter de Google, no tan masivo pero útil en combinación con Reader— un podcaster mexicano a quien sigo y valoro como un incansable promotor del Software Libre en su web y podcast Odaiba Net, y me decidí a escribir acerca de una decisión que venía postergando: Conservar la calidad y eliminar la cantidad, antes de morir “aplastado”.

La cantidad de medios, la cantidad de información, la calidad de las conexiones, los elevados precios de los dispositivos móviles y el cada vez más escaso tiempo disponible para consumirlos nos empujan a ambos, productores y consumidores de contenidos multimedia, a privilegiar la calidad por sobre la cantidad.

A pesar de que se prevé una invasión de tabletas y celulares inteligentes para los próximos años (a partir del CES de las Vegas de este mes) la tendencia puede tardar en concretarse para América Latina, sobre todo por los costos de los equipos y planes de datos.

Eso suponiendo que mejoren el ancho de banda para las descargas, pues a nadie le gusta que se le corte el streaming de video, programa de radio o música favoritos, máxime cuando algunos medios masivos de comunicación no ponen sus contenidos a disposición del público en formato de podcasts o videopodcasts. Así que si no los escuchás en vivo, te los perdés. Una verdadera lástima (y oportunidades de negocio y publicidad perdidas) con lo poco que cuesta hoy en día el almacenamiento. Tip: Podcasters, videopodcasters y “social web managers”, atentos a las oportunidades de trabajo en (o con) este nicho.

Midiendo la velocidad de mi conexión

Midiendo la velocidad de mi conexión. Clic en la imagen para testear la tuya.

Otra cosa que debiera mejorar es el ancho de banda de subida. ¿O cómo quieren que subamos audios y videos, usemos VoIP (telefonía sobre Internet) y los servicios en la nube (sin olvidar las privadas)?

Mientras la velocidad de subida de mi modesta conexión de 2,5 Mbps en bajada (que es una velocidad de ferrari, comparada con la habitual en este país, pero de carreta si nos comparamos con el mundo desarrollado) sea de sólo 0,36 Mbps, tendremos una invasión de contenidos extranjeros y un muy pobre porcentaje de contenidos locales.

Los productores de contenidos en audio y video locales nunca van a desarrollarse con conexiones lentas (de ellos en subida y de los consumidores en bajada) o tendrán que competir con el mundo en inferioridad de condiciones. A menos que tengan apoyo de grandes firmas. Con lo que los productores independientes estaremos condenados a producciones cortas, esporádicas o a pagar fortunas por “conexiones empresariales” para poder subir nuestro material.

Decía que como las condiciones para disfrutar del audio y video en streaming pueden tardar un tiempo, y visto y considerando que cada vez disponemos de menos tiempo (esto podría cambiar si nos movemos de la PC de escritorio hacia cualquier dispositivo portátil, lo que con el tiempo se terminará produciendo) es lógico suponer que llegaremos a un cuello de botella. Hay un tiempo limitado para hacer cada vez más cosas, ya sea estudiar, investigar, informarnos, socializar, etc.

Voy al grano: No sé cómo estará tu agregador, pero el mío está que explota de suscripciones a blogs, podcasts y videopodcasts, sobrepasando la cantidad de contenidos que puedo consumir por día. Ni hablar de mi buzón de email.

No hay estrategia que valga: No tenemos tiempo para todo. Con lo cual sólo nos queda seguir los mejores contenidos. Con los blogs es fácil. Uno puede “escanear” en los títulos, subtítulos, negritas, resaltados, ilustraciones, etc., y decidir si leer el artículo completo, una parte o saltearlo. ¿Pero cómo hacemos esto con el audio y el video? Ojo podcasters y videocasters que no acompañan sus contenidos con descripciones apropiadas, llámense textos, etiquetas y categorías, entre otras, porque puede que el público no los juzgue interesantes o útiles, o los buscadores no los encuentren.

Otra desventaja que tienen los contenidos multimedia comparados con los blogs u otros medios donde predomina el texto, es que el texto escrito es rápido de leer, y uno desarrolla ciertas habilidades para saber dónde buscar o cómo leer lo más importante en poco tiempo, aunque no lea cada palabra. Uno puede salir de casa enterado de lo que sucede mirando un rato los feeds. ¿Pero cómo hacemos esto con la multimedia? Con el doble de tiempo en audio y video no me entero ni de la mitad.

Y este es el punto: los podcasts de audio y video no pueden competir con los blogs usando el mismo contenido porque consumen mucho tiempo. Muchas veces, dicen lo mismo que se puede ver en un blog. Así como en algunas radios se leen los diarios y en algunos programas de televisión se leen algunas páginas web, así también algunos pod-video-casters no tienen mejor idea que leer las noticias al micrófono directamente de los blogs, la mayoría de las veces sin ningún criterio de selección. ¿Y qué aportan de nuevo? Salvo que son útiles para escuchar o mirar cuando estamos en la fila, en el gimnasio, en la plaza, etc., ni loco me paso media hora escuchando o viendo un video de lo que puedo leer en 10 minutos. En ese tiempo puedo leer lo que yo quiera, eligiendo de un menú de feeds a los que estoy suscripto, mientras que con el audio y el video estoy condenado (a menos que use el botón de adelantar) a escuchar lo que el productor ha decidido que son las noticias, lo que él considera interesante o útil. Ese tiempo se acabó cuando aparecieron los prosumidores (productores que a la vez son consumidores, como los bloggers) de información. Ya no necesitamos acudir a los grandes medios. Ahora podemos tener decenas de fuentes de información, con cada vez más información. La única forma de competir por la audiencia (y para el público no caer en la infopolución) es con calidad.

Frecuentemente, escucho una hora de podcast para darme cuenta de que han dicho lo mismo que ya había leído el día anterior (o el anterior) sólo que con menos rigurosidad y apego a las fuentes, con más liviandad, más chabacanería, más pereza y menos interés por llevarle al podescucha la información relevante, la síntesis o la visión global, lo importante, algo más que la mera noticia o el dato aislado del contexto.

La clave es esta: ¿Estoy agregando algo nuevo, algo de calidad al hacer un podcast o videopodcast, o es la misma información de texto pero presentada de forma que consume cuatro o cinco veces más el escaso tiempo de la audiencia, publicada dos o tres días después y escuchada o vista todavía más tarde?

En fin. Que si no tuviese algo original que decir (o una forma original y útil de decir lo mismo, por ejemplo con ilustraciones, o listados o recopilaciones) tendría un blog y no un podcast, ni mucho menos un videopodcast. Como público consumidor, ya disponemos de muchas opciones tanto para leer como para escuchar y mirar. Si no son de buena calidad, no valen el poco tiempo de que disponemos.

¿Se viene un “darwinismo informacional”? Y en ese caso: ¿La “selección natural” de los contenidos será realizada por los internautas, los periodistas ciudadanos, los grandes medios, un algoritmo de Google, una función del navegador web o alguna tecnología de web semántica?

Apple también es difícil de usar

iPod Touch (2ª generación)

Soy podescucha y melómano, fan del iPod Touch (no de Apple).

Por lo general, los usuarios novatos critican al sistema operativo GNU/Linux porque –dicen– que es difícil de usar. Eso es porque no usan la distribución (sabor) adecuada. Les recomiendo empezar con Ubuntu, que no es ciento por ciento libre, porque no es ciento por ciento código abierto (incluye burbujas de código privativo), pero es mucho mejor que Windows (XP ó 7). Ubuntu es muy fácil de usar, muy fácil de aprender lo poco que hay que aprender (algunos detalles) y fácil de probar, con un CD Live o pendrive.

Lo que cuesta un poco es adaptarse, los primeros días de uso, porque los íconos no están en el mismo lugar que en Windows y las cosas no se llaman “exactamente” igual. Pero una vez habituados, usar Ubuntu es coser y cantar. 🙂

A esos usuarios criticones (que no quieren aprender) hay que recordarles todos los problemas que han tenido con sus Windows y que no han resuelto, o tienen que estar resolviendo periódicamente (por ejemplo formateando cada seis meses) o llevándolo al servicio técnico para que le saquen los virus… y nada es gratis: ni en dinero, ni en tiempo, ni en esfuerzo. Y también tienen un período de adaptación al pasar de XP a 7. ¿O no?

Los que están acostumbrados a pagar caro y que las cosas sean fáciles de usar (pero deben acostumbrarse al gusto de Steve Jobs y vivir con lo que él les quiere dejar usar) son los usuarios de productos de Apple.

Yo uso desde hace un par de años un iPod Touch que me compré para poder escuchar podcasts. Eso era lo que me interesaba. Lo demás (videos, aplicaciones, Internet) era para mí un “extra”. El aparatito es de segunda generación, pero es lo mejor que hay para escuchar podcasts o música. Si pueden comprar uno (aunque no sea cero kilómetro) háganlo. Es muy práctico y si quieren escuchar música o podcasts varias horas al día sin tener que cargar con pilas extra, créanme, eso es lo que necesitan.

Pero la sencillez de la que alardea Apple y que tanto buscan sus clientes terminó en la papelera de reciclaje al querer actualizar el sistema operativo.

Actualizando el iPod Touch (del 2.1 original al iOS 4.0)

Tengo un iPod Touch de segunda generación (con parlante externo), que tenía el sistema operativo original y pude actualizar hasta el 2.1 y cuando quise actualizar al 3.1 el Touch se me arruinaba. Lo dejé un tiempo y este último fin de semana intenté con el 4.0. El proceso que hacía el iTunes alcanzaba a extraer el viejo firmware pero era incapaz de instalar el nuevo, y ya no reconocía al iPod. Entonces tenía que ir a otra máquina a formatear (que el iTunes me lo arreglara) y volver a intentar.

Sin éxito varias veces, hasta que me puse a investigar en Google con el código de error que me daba iTunes y llegué a una página de Apple en donde se explicaba todo un tutorial de cómo hacer el upgrade. Consistía en desinstalar todo el software de Apple que tenía instalado pero en un orden concreto. Luego de verificar que las desinstalaciones de los 6 programas de Apple estaban efectivamente borrados del Windows XP, entonces había que volver a instalar el iTunes.

El balance

Los contenidos y las reglas que tenía creadas (dentro de iTunes) se conservaron. Finalmente, después de varias horas de prueba y error, este procedimiento tuvo éxito y mi iPod Touch ya corre el iOS 4 sin ningún problema.

He notado que ha empeorado la velocidad. A veces se frena, se congela la pantalla un par de segundos pero nada que no se pueda soportar con un poco de meditación Zen. 🙂

No obstante, recomiendo la actualización. Me permitió instalar un montón de aplicaciones que se habían actualizado para usar el iOS 4 (y antes, el 3) pero que no podían funcionar con el 2.1. Eso me impedía agregarle nuevas aplicaciones. Ahora, con nuevas aplicaciones, con la posibilidad de crear carpetas y de editar las listas de reproducción en el mismo iPod, estoy muy contento y no tuve que gastar un centavo, aunque me costó trabajo.

Les dejo los enlaces a las páginas de soporte que usé para resolver el problema:
http://support.apple.com/kb/TA38633
http://support.apple.com/kb/HT1925?viewlocale=es_es

Así que ya saben: en el maravilloso y caro mundo de la manzanita también hay problemas. Para enterarse de todo lo que concierne a los productos de Apple les recomiendo informarse en el podcast Puromac, donde Federico y Flavio hacen muy buenos comentarios, ya que son consumidores avanzados de tecnología, no simples “fans”.