El precio de la Libertad…

Alcalinidad de la sangre: la llave de la salud

Hoy les traigo una pequeña investigación que hice sobre la alcalinidad o acidez de los alimentos.

Infografía: pH sanguíneo

Para conservar la salud, debemos tener el pH de la sangre ligeramente por arriba de 7 (la escala va de 0 a 14). Si comemos alimentos que se vuelven ácidos, este valor baja de 7 y nos enfermamos.

Sabemos que son muchos más los factores que pueden alterar para peor el pH sanguíneo (lo acidifican). Un disgusto, emociones fuertes, pensamientos negativos, estrés emocional, exceso de trabajo o actividad física, contaminantes externos (tabaco, drogas, humos, compuestos químicos, contaminación electromagnética, etc.), etc., son peligrosos para nuestra salud; y si los combinamos con la mala alimentación ya tenemos el cóctel explosivo y causante de tantas enfermedades crónicas…

Les dejo cinco enlaces (sin ningún orden en particular) que tratan el tema de la salud utilizando los alimentos para tener controlado el pH sanguíneo y de ese modo prevenir. Desconozco si puede usarse como terapia para curar, pero no me extrañaría que así fuera, al menos en enfermedades crónicas. Por lo que leí, el ejercicio moderado y las técnicas de respiración también ayudan a mantenerse sano.

Es esta la clase de medicina PREVENTIVA que debiera practicarse y difundirse entre la gente (desde la escuela). Mal alimentarse es enfermarse y si le agregamos fármacos nos enfermamos todavía más. Todos los fármacos tienen contraindicaciones y efectos adversos. Hasta las aspirinas…

Una recomendación: Los cinco artículos son más o menos similares, y aunque les recomiendo que los lean todos para entender mejor el tema y algunas particularidades, los que estén faltos de tiempo pueden leer uno y postergar el resto, pero léanlo completo. No lean por partes ni vayan directamente a las tablas porque corren el riesgo de entenderlo mal.

Cualquier parecido entre Juan, José y Marath es pura coincidencia

Cualquier parecido entre Juan, José y Marath es pura coincidencia

La aprobación de la ley de extracción compulsiva de sangre puede llevar a los mayores atropellos por parte del Estado.

Por Carlos Mira, en Economía para Todos