Ladridos que cansan

A los familiares y amigos que cuando llegan a mi FB y tal vez piensen: “Este plomo siempre con la política… ¡Cómo cansa!” les quiero decir que yo también estoy cansado. Asqueado, indignado, HARTO. Preferiría estar metido en la ciencia (o paraciencias), en la divulgación científica y en la tecnología, sobre todo informática (y libre), o en cualquier otra cosa antes que en política, pero NO vivimos en un país normal.

También el blog ha sufrido la falta de tiempo (no es un fin en sí mismo) en beneficio de Twitter, que ahora concentra mis esfuerzos en la carrera por abrir los ojos de más argentinos. Me pueden seguir con un clic aquí:

Pero soy Perro –en el Horóscopo Chino– y no me voy a cansar de ladrar que estamos gobernados por chorros, burros y enfermos. Y la jefa de la banda, verdadera asociación ilícita, fue quien gritó allá por abril: “VAMOS POR TODO”.

Admito que no nací optimista, pero razones para el pesimismo no me faltan. No me puedo quedar callado cuando estos delincuentes nos roban, nos insultan, se nos ríen en la cara y ahora pretenden también quitarnos nuestro derecho a la Libertad de Expresión, entre otros que ya no están respetando pero querrán borrar de nuestra Constitución Nacional. Más nos vale votar verdaderos opositores este año o los peores presagios se harán realidad, empezando por la reelección indefinida de CFK.

Esto ya es una dictadura con elecciones que, además, son fraudulentas. Y no me voy a quedar mirando mientras destruyen la República. No es sólo la economía, sino la Justicia, la Prensa y otros derechos individuales como los de Propiedad, Libertad de Prensa y Libertad de Expresión

Si la mafia que nos gobierna finalmente destruye al Grupo Clarín (el diario, TN, Radio Mitre y Cablevisión/Fibertel) como es posible y altamente probable, quién sabe si nos quedarán las trincheras de Internet para poder luchar contra este totalitarismo que avanza. De seguro, tampoco habrá más marchas y cacerolazos televisados. Los opositores, el puñado que va quedando, ya no se verán por ningún lado. El relato se habrá impuesto y no habrá más noticias que las que quiera ELLA. En verdad, no habrá más noticias sino PROPAGANDA.

Ahora, pueden creer que exagero, que estoy mal informado, que trabajo para Magnetto, todo lo que quieran… pero piensen por un momento en qué es lo peor que puede pasar si yo me equivoco (y otra mucha gente, que no estoy gritando solo); luego, mediten sobre qué ocurrirá si quienes están equivocados resultan ser ustedes… y además, se quedan sin hacer o decir nada.

Esa es la triste y alarmante situación a la que hemos llegado.

No vienen por Clarín.

¡¡¡ VIENEN POR VOS !!!

¿QUÉ PARTE DEL “VAMOS POR TODO” NO ENTENDISTE?

Anuncios

¡No es Clarín, es la Libertad!

No van por el Grupo Clarín –a ver si nos despertamos– sino por la libertad de expresión y otros derechos constitucionales como el de Prensa y el de Propiedad.

Eso es lo que significa el “VAMOS POR TODO” que CFK gritó en abril. La reelección indefinida y la anulación de hecho o de derecho de nuestra Constitución Nacional, que no es otra cosa que nuestro plan para progresar en paz.

Cada triunfo que logran estos delincuentes que nos gobiernan nos alejan más del progreso y de la paz.

El “VAMOS POR TODO” del que el 7D es sólo una parte, significa más autoritarismo, más estatismo, más corrupción, más inseguridad, más inflación, más incertidumbre, más crispación y peor calidad de vida para todos.

Mirá el video, y si te importa la libertad de expresión –y lo que implica que ésta desaparezca– difundilo. También vienen por VOS y los tuyos.

Te espero en el Cacerolazo del 8 de Noviembre – #8N

El Cuartetazo de la Kacerola:

Próximo Cacerolazo Nacional: 8 de NOVIEMBRE de 2012

(en Twitter: #8N)

¡Compartilo con todos y todas en defensa propia!

Te mantengo informado de la actualidad del país (Arg.) vía Twitter. Seguime:

“Yo, el lápiz”, de Leonard Read

Los que hace años venimos usando la Red de redes o software libre lo sabemos hace tiempo: las cosas más impensadas, imposibles, caras o grandes se realizan cuando colaboramos unos con otros, sin ayudas de mentes maestras ni órdenes, subsidios o planes de algún funcionario estatal. Los Mercados –es decir, NOSOTROS– podemos hacerlo (y lo hemos probado incontables veces) sin la corrupta intervención de los iluminados del gobierno, mejor, antes y más barato. Imprescindible lectura:

“Yo, el lápiz”, de Leonard Read – Economía para todos.

Sintetizando: Gobernados por CORRUPTOS y BURROS que VOS votaste

Como te dije antes en “Recalculando“, seré breve, pero si preferís la síntesis extrema saltá a las conclusiones y el corolario al final.

Trataré de ser claro, sin cifras, ni porcentajes, ni nombres propios. Seré lo más didáctico que pueda, ya que lo que me interesa es que vos me entiendas muy bien lo que digo (ya verás por qué). También creo que estas reflexiones le servirá a extranjeros que viven fuera de Argentina. (España, Italia, Grecia, Venezuela… ¡teléfono!)

Veamos. La realidad argentina puede describirse, para abreviar, en estos términos:

Corrupción, inflación, inseguridad, incertidumbre, arbitrariedad, soberbia, autoritarismo, impuestazos, relato, estancamiento, recesión, pobreza, indigencia, atraso, dólares, injusticia, decadencia, crisis, campo, pesificación, coimas, inconstitucionalidad, centralismo, estatismo, piquetes, cacerolazo, paro, barrabrava, patota, confiscación, progresismo, populismo, estanflación, subsidios, desinversión, ajuste, “sintonía fina”, “profundización del modelo”, “periodismo militante”, “batalla cultural”, conferencias de prensa sin preguntas…

Como dijo Albert Einstein, “La formulación de un problema es más importante que su solución.” Así que vamos por partes:

1. El problema de la economía no es a cuánto está el dólar blue/negro/paralelo/marginal, ni el celeste, ni el “contado con liqui”. Es la INFLACIÓN, que podemos definir como el exceso de PESOS (emitidos por el gobierno) que hay más allá de los que equivalen a los productos que produce la economía. Si productos y billetes no estuviesen directamente relacionados, podríamos ser todos millonarios simplemente imprimiendo billetes.

2. Pero el problema del país no es la inflación, sino la CORRUPCIÓN. Vivimos en una cleptocracia: el gobierno de los ladrones. El gobierno roba, deja robar (complicidad), malgasta y despilfarra los recursos (ignorancia) y es por eso que debe cobrar cada vez más impuestos –IVA del 21%, a los salarios, a las propiedades, a la ganancia presunta, a los ingresos brutos, las retenciones, el de la inflación, etc.– dar menos y peores servicios (educación, salud, transporte, seguridad…), endeudarse, privatizar mal, confiscar empresas y apropiarse de diferentes “cajas”, robarse las jubilaciones, intervenir el Banco Central, imprimir billetes día y noche… y así y todo no les alcanza la plata. Y nunca les va a alcanzar, porque son ladrones y burros.

3. A ninguno de los dos problemas (corrupción e inflación) los vamos a solucionar con cacerolazos –que pueden servir para llamar la atención del gobierno y del resto de la población, pero no mucho más– ni tampoco matando políticos, porque necesitaríamos muchas, pero muchas granadas. Te sacarías la bronca, pero no solucionarías nada, porque muere uno y ya está el suplente, el hijo, el hermano, la esposa… el nepotismo argentino se actualiza más rápido que Twitter. Incluso el método de la ametralladora es impráctico. Te quedarías sin balas porque son casi todos igual de inútiles, oportunistas ignorantes que siempre vivieron del Estado, sin trabajar.

4. Pero “La culpa no es del chancho, sino de quien le da de comer”. Exacto: la culpa es TUYA. Vos los votaste (o no fuiste a votar). Nosotros, como sociedad, tenemos la culpa de la casta política que tenemos. Y también de otros dirigentes: los sindicales, empresariales, intelectuales, educativos, etc. ¿Pensaste en esas palabras del comienzo ANTES de poner el voto, o fuiste ese domingo a votar irresponsablemente  por tradición familiar o como si fuese un partido de fútbol? Como dijo Aristóteles y luego repitió Perón: “La única verdad es la realidad”. Y como dijo otro tipo más conocido aún: “La verdad los hará libres”. Así que si te cabe el sayo… ponételo sin chistar. Y cambiá de actitud.

5. Es por eso que estamos gobernados por CORRUPTOS (roban y cometen muchos otros delitos) y BURROS (ineptos, incapaces, no aptos para los cargos por los que juran). Y VOS los votaste. Y muchas personas más que te rodean, igual de patriotas y religiosas. Y a muchos políticos corruptos y burros hasta los has reelegido. Y SABÍAS que eran corruptos. ¿O vivías en un termo? No lo niegues más. No te mientas a vos mismo.

6. No estamos en Crisis. La crisis es una explosión que se produce cada 7 ó 10 años. Estamos en DECADENCIA. La decadencia es un largo camino que en nuestro caso comenzó con el golpe militar, pero no el de 1976 como habitualmente se cree, sino el de 1930. La metáfora sería que desde allí hasta acá venimos todos en un colectivo (autobus) cuesta abajo y cada tanto agarramos un gran pozo. No te confundas: Tenemos sucesivas crisis dentro de la larga ruta de la decadencia. A veces llegamos a un paraje con sombra y descansamos, comemos algo rápido y estiramos las piernas… pero seguimos por la misma ruta llena de pozos y siempre cuesta abajo.

7. A ver si te entiendo: Te gusta la libertad, pagar poco en impuestos; que las empresas compitan para tener mejores servicios, productos y precios; te gusta la estabilidad de precios, te gustan los dólares para poder ahorrar, te gustan la tranquilidad y la seguridad. Sin embargo, no dejás de votar gente autoritaria, que cierra la economía, que la estatiza cada vez más, que crea inflación destruyendo la moneda y los sueños de ahorrar para tener una casa propia, gente que es arbitraria, impredecible, que hace lo que se le antoja sin respetar la Constitución, que va por la defensa de los delincuentes más que por los derechos de las víctimas. Que no dialoga, sino que impone. Que miente y hace trampa. Es decir, te gustaría vivir como en EE.UU o Alemania, pero votás políticos que miran hacia Venezuela, Cuba y Angola… Disculpame pero alguien te lo tiene que decir: ¡¡¡Sos un tarado!!!

8. ¿Te das cuenta que el problema no son los políticos? El problema somos nosotros como sociedad. ¡Sos vos! No funcionás como ciudadano, sólo como votante. Y para peor, en modo automático: Vas cada 2 años y ponés el voto, que decidiste hace 40 años o en los últimos 15 días. Te da igual. Es decir: no te importa. Preferís ver Fútbol Para Todos (el Cantando, el Bailando, el Patinando, la novela o una película, es igual) antes que un programa político o periodístico. Y no es una vez porque estás cansado o querés divertirte. Es siempre. No querés saber. Y ahora tenemos la inevitable consecuencia: cada vez más circo y menos pan. Y si seguís siendo indiferente a lo que le pasa a tu vecino, compatriota o prójimo, además de ser un hipócrita, mal patriota y mal religioso, más temprano que tarde te va a llegar el agua al cuello, porque en la sociedad, como en Internet, vivimos todos interconectados. La Red y la Sociedad son sistemas. Un sistema es un conjunto de cosas que funcionan en armonía, como una orquesta. ¿Se entiende? Vos tenés que hacer tu parte, porque tu voto vale igual que el de los demás.

9. No tenemos que inventar nada. Tenemos que copiar lo que hacen los países a los que les va bien (o por lo menos, mejor que a nosotros), que a esta altura ya son casi todos (no sólo los del hemisferio norte). Si tenés prejuicios contra EE.UU. y Alemania, fijate en nuestros vecinos latinoamericanos. No veas fotos. Mirá la historia de los últimos 20 años. O de los últimos dos o tres gobiernos. Hay “políticas de Estado”, consensos y acuerdos que se sostienen en el tiempo. Respeto por la ley. Vigencia del Estado de Derecho. No el voluntarismo autoritario, la suma del poder público, los cheques en blanco para hacer y deshacer como se les antoja a los funcionarios, reelecciones indefinidas, candidatos testimoniales, listas sábana y fraudes varios.

10. Apostilla sobre el Estado (en sus tres niveles): No robar. No gastar más de lo que se recauda. Bajar impuestos. No despilfarrar los recursos. Ser eficaz y además eficiente. Planificar. Controlar, pero no entorpecer la actividad privada. Transparencia. División de Poderes (república). No saquear a las provincias y mejorar el reparto de impuestos (federalismo). Justicia independiente y depurada, que no sea sólo para los perejiles, sino que atrape los ladrones de cuello blanco. Profesionalizar las fuerzas armadas, de seguridad, policiales y de inteligencia. Profesionalizar la Administración Pública. Dejar de comprar medios y periodistas y dejar a la prensa en paz… En fin: No hay que inventar nada, ni hacer nada raro. Bueno: ¡Es raro para nosotros!

11. Apostilla sobre los opositores: Unirse en pos de un puñado de ideas y medidas que todos puedan avalar. Ir a elecciones divididos en media docena de boletas no le sirve a nadie. El voto electrónico es un fraude. Implementar boleta única. Hacer propuestas serias: Tener opositores honestos pero ignorantes tampoco nos sirve. Un “kirchnerismo honesto” pero que atrasa 20 años sería igualmente desastroso (ver puntos 9 y 10). Me dijo un pajarito que los opositores están trabajando para hacer propuestas en conjunto, pero hasta ahora no hay nada maduro. Tienen que apurarse, o van a recibir un país en ruinas.

12. Una última acotación: Quiero llamar la atención a los políticos en general y a los que les hacen eco, que suelen hablar de campañas de “desprestigio” y “honorables” cámaras legislativas (en sus tres niveles) y hacer una precisión: No pueden reclamar que se les reconozca algo que, salvo contadas excepciones, perdieron hace mucho tiempo o nunca jamás han tenido: prestigio y honor.

Conclusión:

¿Cuál es, entonces, la solución? Pues si realmente comprendiste lo anterior, es sencillo:

a) No votar políticos corruptos.

b) No votar políticos burros.

Corolario:

“Si deseas obtener resultados diferentes

no hagas siempre lo mismo.” (Albert Einstein)

Recalculando

Estimados lectores (todos y todas, jiji):

Habrán notado que hace unos días que no publico en el blog, especialmente en materia de política y economía argentina, pero no es que haya comprado dólares y viajado de vacaciones al exterior (en este país en joda, los chistes te salen aunque no te lo propongas). Como pueden intuir por la calidad de las entradas, por cada artículo/video/audio que recomiendo, tengo que leer/ver/escuchar media docena o más. Resultado: Estoy saturado y asqueado.

Sumado al tiempo que insume la selección de la información, no quiero llegar a estresarme, ni que me salgan más canas o se me caiga el pelo… o algo peor.

También pienso que lo que vengo diciendo (con artículos propios o enlaces) dentro y fuera de la Red de redes –básicamente: que nos gobiernan DELINCUENTES Y BURROS– ya es tan evidente que me voy a ahorrar esfuerzos y pastillas para la garganta. El que quiera ver, que vea. Y el que no… la realidad le derribará la puerta en cualquier momento. Que apronte la vaselina.

Francamente, ya tengo un cansancio y un hartazgo… que me gastaría toda la plata en granadas. De todos modos, lo voy a exponer lo más claro y sintético que pueda en una entrada posterior a esta, que quedará fija debajo del lema del blog, que ya es de por sí muy sintético y expresivo. Así, todos nos ahorraremos tiempo y yo podré dedicarme a otras cositas, como dar de baja la cuenta de Facebook y hacer horas extra para pagar el Impuesto a las Ganancias. Eso me pasa por trabajar.

Además, ya tenía ganas de dedicarle más tiempo a otros temas… tecnológicos y paranormales (esperen más de eso por acá).

Pero no se preocupen que no me hice cristinista ni apolítico. Lo relativo a la marcha del país (no sólo política y economía) condimentado con humor, consejos ortográficos, breves científicas y otras cosas interesantes que van apareciendo, irán por Twitter (en la iPad y con Echofon for Twitter [hay otro para Facebook] se lee/ve/oye y comparte muy cómodamente). Me pueden seguir por @quiquemarzo . Uno se puede enterar de muchas cosas en poco tiempo, si sigue a las personas correctas, y por lo general, antes de que aparezca la información en los grandes medios. Ya sea en el celular o la computadora, les recomiendo que prueben una semanita siguiendo sus medios de comunicación favoritos, estrellas de la música, el cine o la TV, deportistas y gente común. Exploren. No hay cómo aburrirse.

Sí, en efecto: como estaba con poco tiempo, cansado y saturado de tanta información, me metí en Twitter… ¡PLOP! 😀