Voto electrónico, boletas electrónicas, computadoras e impresoras

Origen: Voto electrónico, boletas electrónicas, computadoras e impresoras | Blog de Javier Smaldone

Anuncios

Sobre el #VotoElectrónico en CABA

La apoderada del Frente para la Victoria, Karina Ravich, detalló que “las máquinas las probamos. Obviamente, son violables. Pero no van a serlo el día de la elección. En principio, creemos que no habría problema.” Ningún funcionario de la gestión PRO quiso hacer comentarios.” Página/12, 30-06-2015.

¿Es admisible tanta torpeza (FpV) y negligencia (PRO), o hay CORRUPCIÓN en la implementación del sistema de Voto Electrónico? La elección potencialmente fraudulenta e ilegal (no fue aprobada con 2/3 de los votos ya que al sistema le cambiaron el nombre por “Boleta Única Electrónica“) sigue adelante. Total, qué le hace una mancha más al tigre. Además, nadie dice nada…

Por qué NO al voto electrónico

Voto electrónico en elecciones Brasil 2014

Voto electrónico: los riesgos de una ilusión

Cuidemos las urnas tradicionales. Las electrónicas se pueden truchar muy fácilmente.

Cuidemos las urnas tradicionales. Las electrónicas se pueden truchar muy fácilmente.

Quienes me conocen saben que no soy un neoludita. Para nada estoy en contra de la tecnología. De hecho, algunos dirían que soy un geek. Apoyo el Software Libre y creo que uno de los superhéroes modernos es precisamente Richard Stallman.

En la Escuela Industrial (ENET Nº 1) estudié la especialidad “Computación”, cuando los ratones no existían y todo se hacía a golpe de dedos, en inglés y con pantalla verde, sin discos duros y sin disqueteras.

También fui a una academia privada en los tiempos anteriores al Basic. Llegué a programar en LPC. La primera computadora que toqué fue una que tenía el tamaño de un libro de bolsillo, con teclado de membrana y 2 KB de memoria. Jugaba al tenis con tres rayitas, en el televisor blanco y negro. Desde aquellos días hasta hoy vengo usando hardware y software, sin parar ni un solo día.

Y más importante: aprendiendo. Toneladas de libros y revistas en átomos y bits pasaron por mis manos y ojos, con avidez. En materia de Tecnología, nunca estamos al día. Hay avances cada segundo y si no te vas actualizando por tu cuenta, el título pasa a valer menos que los billetes argentinos.

Di clases a principiantes que me veían como a un chamán. He regalado computadoras y modems a todos los amigos.

Diariamente uso Windows (XP, en la notebook y en el trabajo), GNU/Linux (Ubuntu, en la notebook y la PC de escritorio), iOS (4.x, en el iPod Touch 4) y Android (2.2.1, en la Samsung Galaxy Tab de 7″, sólo WiFi).

Tengo un blog (inquietamente) que trata temas de tecnología (y su impacto en lo social) y un montón de cosas que voy compartiendo en el otro feed (el que no es el del blog) que tienen que ver con las TICs.

Amo los libros, pero me encantan las computadoras: Son una herramienta extraordinaria, si las usamos bien. Repito: Si las usamos bien.

Y a esto quería llegar: Cada vez que hay elecciones veo políticos, artistas, periodistas y gente común que piden el voto electrónico. En una época, a pesar de todo mi pasado (y presente) tecnológico, yo pedía lo mismo. No sabía. Hasta que me metí en el tema y vi que mis sueños de tener elecciones limpias, sin fraude y una democracia verdaderamente representativa, no iban a verse concretados a través de la tecnología digital, sino de la tecnología del papel. El voto electrónico es un engañapichanga. Es la versión 2.0 del buzón: ¡Que no te vendan uno!

Meter la tecnología digital en el cuarto oscuro sólo va a empeorar las cosas. Hará las elecciones más turbias, no más transparentes. Es un error. Otros países fueron por ese camino y ya están de regreso. Aprendamos de la experiencia ajena. Seamos menos ansiosos: Unas horas de esperar el conteo de los votos en papel no le hacen mal a nadie, y nos aseguran que todo sea transparente (con la fiscalización que corresponde, obviamente; porque acá el más lerdo le toca el culo al ñandú).

Así que con todo el cariño por mis gadgets, te digo que no quiero votos virtuales. Dejame ver, tocar, contar, revisar y custodiar los votos en papel. Quiero irme a dormir sabiendo que a nuestro presidente lo votamos nosotros.

Ya lo dije aquí:

… y lo seguiré diciendo:

¡¡¡ No caigamos en la TRAMPA del voto electrónico !!!

INFORMATE. Y avisale a cuanta gente puedas. De Argentina o del exterior, no importa: Todos corremos el mismo peligro.

Acá tenés más (podés descargarte un libro, gratis):